Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información | Aceptar

De lo impredecible a lo apasionante, así es el trabajo en Diseño Gráfico

20 jul 2014
De lo impredecible a lo apasionante, así es el trabajo en Diseño Gráfico

 Y así lo define Isabel Martínez. A menudo ocurre que tras seguir la senda fijada por tu trayectoria académica, acabes encontrando tu sitio en el área de descanso que esperaba su momento para atraerte. Como un canto de sirena, el diseño gráfico atrajo a Isabel, que estudió Publicidad y Relaciones Públicas en la Escuela Superior Marcelo Macías y hoy es la propietaria de Sígaris, un Estudio de diseño gráfico, redaccion creativa y marketing. 



Cuando terminaste tus estudios en la Escuela, con el título ya bajo el brazo, ¿qué hiciste?


- Lo primero fue preguntarme “¿y ahora qué?” Supongo que es lo que le pasará a todos los estudiantes cuando acaban. Aparte de empezar a enviar currículums a diestro y siniestro quería seguir formándome y empecé un postgrado de comunicación. Por el camino hubo entrevistas fallidas y llegó un momento en el que decidí lanzarme y surgió Sígaris.


Entonces, lo de hacerte empresaria fue por la crisis, inquietudes personales...


- Una mezcla. Tenía claro que quería dedicarme al diseño y a la comunicación, como no salía la oportunidad decidí intentarlo. Ayudó el hecho de ver en mi casa y mi familia varias empresas, para mí era una alternativa lógica.


¿Qué proyectos haces en tu Estudio?


- Muchas cosas y cada vez más como diseñadora gráfica, no paro de aprender y buscar soluciones aunque estoy especializada en identidades y comunicación corporativa. Diseño editorial, ilustración, producción, diseño corporativo, comunicación, lo que abarca el diseño gráfico, no podría quedarme con una sola cosa porque poder variar de proyectos es lo que más me gusta de este trabajo. La oportunidad de aprender sobre muchas cosas distintas para sacarlos adelante.


¿Trabajas sola en el Estudio o tienes colaboradores?


- Sígaris es un estudio de diseño gráfico, redacción creativa y marketing. La parte de diseño la llevo yo, para redacción y marketing cuento con dos colaboradores. Chío Infante lleva la parte de redacción y Álex Serrano marketing. Los tres trabajamos juntos, son las tres patas vitales para poder desarrollar proyectos completos.


Ya sé que para los diseñadores esto es como para una madre obligarle a escoger un hijo, pero si tuvieras que elegir, ¿de qué trabajo dirías que estás más satisfecha?



- Cada año tengo un trabajo con el que estoy satisfecha pero eso lo veo al final de año. El de 2013 es el packaging para té. El diseño de packaging es una de las partes del diseño que más me gusta. El briefing desde marketing era conseguir un diseño fácil de producir en serie, de bajo coste de producción, que permitiese usar cómodamente el producto que contenía, fácil de almacenar y con una comunicación exterior adaptable al contenido. Viendo el resultado en la tienda creo lo conseguimos.



Desde tu experiencia, ¿cómo ves el panorama del diseño gráfico en Galicia?


- ¡Uf! No voy a responder diciendo que hay mucho talento en Galicia y esas cosas. Como en cualquier profesión hay grandes y no tan grandes profesionales y en diseño pasa lo mismo. Lo difícil de esta profesión es conseguir que los clientes o el público en general entienda el valor de los hacemos y que ser un trabajo creativo a veces intangible no lo hace gratuito. Antes de ponernos a trabajar tenemos que educar al cliente y eso desgasta.


Hay un tema que me preocupa más porque últimamente y cada vez más, algunos clientes quieren pagar por objetivos alcanzados porque lo han visto u oído por ahí. Nosotros diseñamos o planeamos en base a datos y razones, pero hay muchos factores que no podemos controlar para asegurar la completa efectividad de una campaña. Cuando no dispones de una infraestructura suficientemente sólida no puedes cobrar sólo en base a objetivos porque se han metido horas de trabajo e incluso se ha pagado a proveedores. Para el cliente es lo más lógico pero para algunos de nosotros es inasumible.


Supongo que esas son las cosas que se ven cuando realmente pones en práctica lo aprendido en la Escuela, en aquellos tiempos en los que generaciones como la tuya era asiduas al café en el Póker.


- ¡Claro que sí! Vi hace unos días que estaba cerrado, pensé que sería por reformas! Lo primero que me vino a la cabeza fue ¡que arranquen las cortinas! Sí que iba a tomar el café, recuerdo a Ana y a Maite, el olor y la partida de cartas de algunos.


¿Cuáles son tus mejores recuerdos de la Escuela?


- Los trabajos prácticos, cuando nos pedían diseñar un supermercado, planear la campaña de lanzamiento de Freixenet, una campaña para aumentar las ventas de La Voz de Galicia, crear una cerveza desde cero, marca y campaña publicitaria; y sobre todo los de diseño gráfico. Era lo más divertido.


Alrededor de la mesa de trabajo en la que hablamos
con Isabel se amontonan planchas de cartón que delatan trabajos hechos y trabajos pendientes. La mesa está llena de notas, papeles, libros... Un pantonario y una agenda con post its nos hace sospechar que ya está bien de robarle tiempo a la diseñadora.


Para terminar, déjanos un consejo para los alumnos que empiecen el próximo curso en la Escuela la carrera de Diseño Gráfico. 


¿Qué me diría a mí misma si entrara en la carrera sabiendo lo que sé?


- Que disfruten el momento como estudiantes donde todo está permitido y hay pocas limitaciones; que anden con mil ojos porque cualquier cosa puede hacer saltar la chispa de una idea y que han escogido una profesión tan impredecible como apasionante.


 


 









Etiquetas: Alumnos , Diseño Gráfico , Empresa , Entrevistas

Compartir
Escuela Superior Marcelo Macías
Te informaremos sobre todas las novedades de nuestras titulaciones, másters y cursos.